En post anteriores hemos hablado de lo importante que es para la “salud” de nuestro coche que su rendimiento y prestaciones se adecúen lo máximo posible a las especificaciones hechas por el fabricante.

Los neumáticos no se escapan de estas necesidades. Como veremos, mantener la presión adecuada e indicada por el fabricante es importante para el sistema ABS y el envío de información a la centralita. Además, una presión superior o inferior a la indicada puede suponer grandes problemas.

Por esa razón, en este post hablaremos de qué ocurre cuando un neumático tiene mucho aire, es decir, más presión de la recomendada y los riesgos relacionados. Pero también tendremos tiempo de tratar otras incidencias y consultas habituales sobre los neumáticos y su problemática.

¿Qué significa un sobreinflado para tus neumáticos?

Cuando un neumático tiene mucho aire se conoce como “sobreinflado”. Esta circunstancia afecta de forma negativa a la vida útil de los neumáticos y puede suponer un riesgo elevado de sufrir un reventón y causar un problema mayor en forma de accidente. Por esa razón, conviene tener siempre a punto la presión de los neumáticos según las indicaciones del fabricante.

Riesgos del sobreinflado


En el caso del sobreinflado, una forma de notar que la presión de la/s rueda/s es superior a la necesaria, es comprobar su desgaste. Si tiene mucho aire, la banda de rodadura (la central), mostrará un desgaste más acusado que las zonas laterales.

La banda de rodadura es la sección principal del neumático, porque es la zona que está sobre el asfalto. Si, debido a una presión demasiado grande el neumático está sobreinflado, la superficie en contacto sobre la carretera será menor, y la banda de rodadura sufrirá más.

Esta es una razón importante para fijarse bien en la presión del neumático, ya que la presión adecuada nos asegura una mayor superficie en contacto con el asfalto.

Nota: esto no significa, como ahora veremos, que una presión baja sea algo bueno. De hecho, es igual de perjudicial que una presión excesiva

Un neumático con mucho aire se caracteriza por:


Cómo detectar que un neumático tiene mucho aire


Cuando un neumático tiene mucho aire es posible detectarlo mientras conducimos no sólo por todos los puntos vistos anteriormente. De hecho, puede parecer indetectable si el sobreinflado no es excesivo.

Una forma de detectar el sobreinflando es notar una dureza excesiva a la hora de pasar por un bache. El neumático como tal es el primer amortiguador y tener una presión excesiva hace que se adapte peor a los sobresaltos del terreno, actuando con mayor rigidez.

Al estar más duro de lo normal y lo deseable, el neumático no se adaptará a las circunstancias de la carretera y no flexionará como lo haría normalmente.

Cómo bajar la presión del neumático


¿Y cómo bajamos la presión del neumático cuando tiene mucho aire? Como hemos dicho, lo ideal es mantener la presión dentro de los límites indicados por el fabricante. Sin embargo, puede que hayamos puesto demasiada presión sin darnos cuenta, o que el manómetro estuviera estropeado.

La mejor recomendación al respecto es, sin duda, revisar de forma periódica la presión de nuestros neumáticos y ajustarla según los parámetros indicados. Ahora bien, conviene tener en cuenta lo siguiente:


cuando un neumatico tiene mucho aire que ocurre - Soluty

Cuando un neumático tiene mucho aire, ¿qué ocurre?


También nos podemos encontrar con que nuestro neumático o neumáticos tengan menos presión de la recomendada. En ese caso, el neumático se ensancha y la superficie en contacto con el asfalto aumenta, ya que los flancos del neumático se flexionan más y la banda de rodadura contacta menos con la carretera.

Cuando la presión es muy baja, el calor se acumula dentro del neumático, aumentando el riesgo de un reventón al separarse una de las secciones de la goma de la carcasa del neumático. El riesgo aumenta, para nuestra desgracia, en vías en las que circulamos a altas velocidades, ya que el mayor movimiento de las ruedas hará que estas se sobrecalienten.

Por otra parte, además del riesgo de reventón, un neumático con poco aire se vuelve blando (al contrario de la rigidez que se adquiere cuando tiene mucha presión), y se puede desviar con facilidad.

¿Cuál es el límite de desgaste de los neumáticos?

Ya hemos visto qué ocurre cuando un neumático tiene mucho aire, y qué pasa cuando la presión es baja. En cualquiera de los dos casos, se produce un desgaste en el neumático que puede ocasionar un reventón y pone en riesgo a todos los pasajeros y al resto de conductores de la vía.

Sin embargo, una presión adecuada, a pesar de que lo atenúa, no nos previene del desgaste normal de los neumáticos, algo que ocurrirá más tarde o más temprano por su uso, los kilómetros recorridos, el propio estilo de conducción, el estado de las carreteras, etc.

Desde luego, no nos podemos escapar del desgaste de los neumáticos, pero sí podemos adelantarnos (además de la ITV), a su desgaste y llevar una supervisión efectiva de los mismos.

En concreto, cuando la profundidad del dibujo del neumático es inferior a 1,6 mm, este pierde capacidad de agarre, aumentando su distancia de frenado. Es el principal indicador de que debemos cambiar nuestros neumáticos por unos nuevos.

¿Qué ruedas del vehículo sufren un mayor desgaste?


Por lo general, al tener dirección localizada en el eje delantero, es habitual que los neumáticos más desgastados sean los delanteros, ya que son los que más maniobran y giran. 

Además, al estar el motor localizado bajo el capó en casi todos los modelos, la parte delantera también sufre más debido al peso, lo que también contribuye a un mayor desgaste en los neumáticos delanteros.

¿Cuando se presenta desgaste de los neumáticos de forma irregular, qué nos indica?


Por último, si encontramos un desgaste irregular en nuestros neumáticos, pueden deberse a diferentes causas. Por ejemplo, a una diferencia de presión entre los neumáticos, a unas llantas mal equilibradas o, peor aún, una mala alineación de las ruedas o, incluso, a nuestra forma de conducir, sobre todo si esta es “agresiva”, esto es, aceleramos rápido, frenamos de forma intensa, etc.

Ponemos punto y final a este post esperando que hayas resuelto todas tus consultas sobre qué ocurre cuando un neumático tiene mucho – o poco – aire. En nuestra oferta de coches de renting, verás que el cambio de neumáticos está cubierto dentro de nuestras condiciones, por lo que sólo te tendrás que preocupar de supervisar su desgaste y presión. Nosotros nos hacemos cargo del resto.