Poseer un vehículo en propiedad se ha convertido en una carga para muchos usuarios porque tienen que enfrentarse a innumerables gastos. Por eso, el renting se ha convertido en una opción cada vez más popular entre los conductores. 

En Soluty Renting, hemos decidido contarte qué es el renting de coches para particulares y todos los beneficios que tiene esta modalidad de transporte. En este artículo descubrirás el ahorro que supone tener un coche de renting en comparación con uno en propiedad.


Vehículo de renting vs vehículo en propiedad

No es nada nuevo decir que la compra de un vehículo supone un desembolso económico alto. A esto, se le suman todos los gastos que vienen asociados a él y que debemos pagar año tras año. Por eso, no es de extrañar que muchos se hayan decantado por la opción del renting.

El renting para particulares es una opción rentable, ya que te permite tener un coche sin la inversión inicial. Solo tienes que pagar una cuota fija mensual y la compañía se encarga de cualquier necesidad que requiera el vehículo. De esta manera, el conductor se podrá olvidar de los pagos de seguros e impuestos y del mantenimiento y reparaciones del vehículo, los cuales suponen un gasto de tiempo y dinero para quien tiene un vehículo propio.

Pero tampoco se puede negar que tener un vehículo propio también ofrece sus ventajas, sobre todo si deseas tener un coche para un largo periodo de tiempo. Eso sí, a la hora de tomar la decisión, deberás de tener en cuenta que tendrás que hacer frente a unos gastos fijos que durarán toda la vida del vehículo. 


5 gastos que te ahorrarás con tu vehículo de renting

El renting es el alquiler de un vehículo durante un tiempo determinado, por el que pagas una cuota mensual que incluye los gastos derivados del uso del mismo.

Alquilar un vehículo de renting supone un ahorro bastante alto respecto al gasto que supone un vehículo propio, sobre todo en el primer año de vida útil del coche. Los gastos que supone tener un coche en propiedad son numerosos y el alquiler te permite que te los ahorres:

  1. La compra del vehículo
    La compra de un vehículo nuevo requiere de un desembolso inicial alto. Además, si lo vas a pagar a plazos, tendrás que pagar una mensualidad hasta que finalices el pago, y el precio final del coche se incrementará. 

  2. Impuestos
    A la hora de comprar un vehículo, el conductor debe hacer frente a otros gastos como el impuesto de matriculación y el impuesto de circulación, este último se paga de forma anual.

  3. Seguro del vehículo
    Un vehículo no puede estar en circulación sin seguro, así que pagar esta cuota será algo que tendrás que hacer desde el momento en el que compres el vehículo.

  4. Neumáticos
    Si posees un vehículo en propiedad, en algún momento de la vida útil del coche deberás cambiar los neumáticos, lo que supone un gasto bastante alto. En el caso de que tengas un vehículo de renting, la empresa se encargará de estos gastos.

  5. Reparaciones
    Los vehículos que están en funcionamiento son susceptibles de averiarse. Los costes de las averías pueden llegar a ser muy altos, sobre todo si el coche está ya viejo. En el caso del renting, el seguro te cubre todo tipo de averías, sin ningún coste adicional. Y, además, te proporciona asistencia en carretera. 

Esta serie de ventajas en favor del renting a particulares muestra que el alquiler de vehículos es más económico que comprar un coche. Además, Soluty Renting, te ofrece todo tipo de vehículos y buenas ofertas de renting para particulares, que te ofrecerán un contrato de renting con unas condiciones inmejorables.