Ahora que se acerca el invierno, muchas de las carreteras de nuestra geografía pueden verse afectadas tanto por nevadas como por la formación de placas de hielo, lo que supone, además de una situación comprometida en la que vemos mermada la visibilidad, entre otros muchos factores como pueden ser la adherencia de nuestro vehículo, las condiciones de seguridad generales, etc.

Uno de los mayores desafíos a los que se puede enfrentar un conductor es a conducir cuando hay hielo en la vía ¿Qué debe hacer? Para aumentar nuestra seguridad, la propia DGT ha establecido un sistema de alertas por colores que advierten de las condiciones de la carretera y de cómo debe ser la conducción.

Pero, además, existen una serie de recomendaciones generales que comienzan desde el primer momento en el que pueden aparecer placas de hielo en el asfalto, que es uno de los principales motivos de accidente durante el invierno.

En este post daremos un repaso pormenorizado de todas las condiciones y recomendaciones a tener en cuenta si hay riesgo de placas de hielo o nieve en la vía y qué se debe hacer para intentar evitar accidentes.

¿Qué es una placa de hielo?

Empecemos por el principio, las placas de hielo se forman cuando, por debajo de los 3ºC, se da el proceso de saturación entre la humedad del aire, vegetación y el propio asfalto, cabiendo la posibilidad de que esa agua que está en estado líquido o en forma de vapor de agua, pase a congelarse, formando una delgada película de hielo sobre el asfalto.

Ya de por sí, las bajas temperaturas endurecen las gomas de nuestros neumáticos (por debajo de los 7ºC si llevas neumáticos de verano), dificultando su adherencia. Pero es que, además, el coeficiente de fricción del hielo es uno de los más bajos que nos podemos encontrar.

“El coeficiente de fricción es la relación entre la fuerza de deslizamiento y la fuerza de retención ejercida por dos superficies en contacto” en este caso, hielo y neumáticos.

Hielo en la carretera. ¿Cuándo aparecen las placas?


La baja temperatura no es, sin embargo, suficiente para que se forme una placa de hielo. De hecho, el elemento clave es la humedad. Por esa razón, los días posteriores a que haya llovido o cuando se haya dado una bajada brusca de temperatura son los más proclives a que se formen las temidas placas de hielo.

Dónde se forman las placas de hielo y cómo reconocerlas


Las zonas donde se forman las placas de hielo, o donde es más sencillo que lo hagan y no se derritan por la acción del sol, son aquellas que suelen estar cubiertas, como en puentes, túneles, o lugares donde el agua tiende a acumularse.

Ahora bien, si las condiciones climáticas son especialmente duras, el riesgo de formación de placas de hielo puede darse en toda la extensión de la calzada.

Toma nota: una forma de detectar cuándo hay hielo en la vía es fijándose en si hay partes de la carretera que relucen, deslumbran y reflejan.

Repasemos:

Adelantándonos a los posibles problemas. Planifica tu viaje

Sin duda, lo mejor que puedes hacer si hay riesgo de que haya hielo en la vía o vaya a nevar, es planificar tu viaje intentando prevenir todas las situaciones que puedan suponer un riesgo. Para ello, es necesario que consultes los avisos de la Dirección General de Tráfico sobre lluvias o nevadas correspondientes a lugares cercanos a tu ruta.

coche rescatado por la nieve - Soluty

Igualmente, es necesario que revises tu vehículo antes de arrancar. Qué tipo de neumáticos llevas y su estado, el estado de tus frenos, luces de emergencia, etc.

Si hay riesgo de que te vayas a encontrar con carreteras cortadas o placas de hielo, modifica tu ruta para evitar esas zonas, aunque ello suponga hacer más kilómetros y tardar más. Recuerda que la seguridad es lo primero.

Elementos indispensables: cadenas, linterna, rasqueta


Si, a pesar de todo, el riesgo es inevitable, recomendamos que equipes tu coche con:


Recomendaciones para conducir cuando hay hielo en la vía


En el caso de que hayas encontrado placas de hielo o nieve, ten en cuenta las siguientes recomendaciones de seguridad para circular en estos casos:

Alarga la distancia de seguridad


Al haber hielo y poco coeficiente de fricción, la distancia de frenado aumenta considerablemente. Por esta razón, deberás aumentar la distancia de seguridad con respecto al restos de usuarios de la vía.

Distancia de frenado según neumáticos y condiciones


Según un estudio de la web británica The Reviews, la comparación entre diferentes tipos de neumáticos (verano, invierno y All Season) ofrecen los siguientes resultados en cuanto a distancia de frenado:


CondicionesTipo de neumáticoDistancia de frenado (en metros)
Temperatura: 4ºC
Verano
36,07 m
Velocidad: 100 km/h
Invierno
40,86 m
Estado del asfalto: seco
All Season
40 m


CondicionesTipo de neumáticoDistancia de frenado (en metros)
Temperatura: 4ºC
Verano
35,28 m
Velocidad: 80 km/h
Invierno
34,29 m
Estado del asfalto: mojado
All Season
30,5 m

CondicionesTipo de neumáticoDistancia de frenado (en metros)
Temperatura: 2ºC
Verano
44,65 m
Velocidad: 40 km/h
Invierno
17,18 m
Estado del asfalto: nevado
All Season
17,49 m

Usa marchas largas


Para evitar perder el control del vehículo, es recomendable que circules con la marcha más alta que puedas. Los movimientos bruscos, como podrían ser los acelerones en marchas cortas (más potentes), pueden provocar patinazos, al igual que las frenadas bruscas.

Conduce con suavidad


Como decíamos en el punto anterior, conviene evitar los acelerones y frenazos bruscos, ya que pueden hacer que el coche patine y perdamos el control. Del mismo modo, conviene evitar los adelantamientos, utilizar el limpiaparabrisas constantemente para que no se acumule líquido en el cristal y emplear el aire interno para paliar la condensación.

Mucho cuidado al frenar


Es más, casi deberías descartarlo si sientes el impulso de hacerlo cuando notes que pierdes adherencia, porque la cosa, irremediablemente, irá a peor. Si frenas cuando el vehículo se está yendo, lo más probable es que el coche gire sobre si mismo y continúe patinando, resultando posiblemente en una salida de vía y en accidente.

En lugar de frenar, deja de acelerar poco a poco hasta que vuelvas a notar la adherencia a la carretera.

Niveles de alerta con nieve según la DGT


La DGT ha elaborado un código de colores – verde, amarillo, rojo y negro - , con recomendaciones y directivas según el nivel de alerta. Son las siguientes:

codigo de colores alerta nieve dgt

Nivel verde. Comienza a nevar. Prudencia


El verde es el primer nivel de alerta, y hace referencia a una situación en la que, a pesar de que la circulación no está afectada, está comenzando a nevar.

En este caso, la velocidad en autopistas y autovías debería reducirse a 100 km/h, y a 80 km/h en el resto de vías, evitando  los puertos de montaña. Los vehículos pesados y de transporte deberán circular por el carril derecho sin realizar maniobras de adelantamiento. 

La nieve comienza a acumularse. Nivel amarillo. Precaución


Cuando la alerta marca nivel amarillo significa que la nieve ha empezado a acumularse, por lo que la velocidad máxima desciende hasta los 60 km/h y los vehículos de transporte tienen prohibido conducir.

Llegan las cadenas. Nivel rojo: 


El nivel rojo alerta de que hay nieve en toda la vía, que aparece cubierta. En este caso, la circulación con cadenas es obligatoria y la velocidad máxima desciende hasta los 30 km/h. autobuses, vehículos articulados y de transporte tienen prohibida la circulación.

Las precauciones deben extremarse. Entre otras cosas, no se deberá rebasara los vehículos estacionados o detenidos sin la seguridad de que se podrá continuar la marcha, para evitar embotellamientos y posibles accidentes por acumulación.

Nivel negro. Imposible circular


Cuando el nivel de alerta se corresponde con el nivel negro, el tráfico pasa a estar restringido para todos los vehículos debido a las circunstancias en que se encuentra la vía. El riesgo a quedar inmovilizados es total.

En caso de vernos atrapados en una circunstancia así, la recomendación pasa por no abandonar el vehículo salvo posibilidad real de pasar a un refugio y encender la calefacción.

Hay hielo en la vía. Resumen de recomendaciones


Como resumen final, recopilamos todas las recomendaciones para conducir cuando hay hielo en la vía. Qué hacer en ese caso a veces puede resultarnos contraintuitivo, razón por la cual conviene tener en cuenta que:

  • La conducción debe ser suave, sin realizar movimientos bruscos
  • Es necesario aumentar la distancia de seguridad
  • Se recomienda revisar los neumáticos y los frenos antes de iniciar la marcha
  • Debe evitarse frenar o hacerlo de forma brusca si el coche pierde adherencia al terreno
  • Deberá circularse con una marcha alta para evitar acelerones que puedan hacer que perdamos el control del vehículo
  • No realices adelantamientos
  • Lleva cadenas de nieve, una linterna, una rasqueta y todo lo que te pueda ayudar si te ves atrapado

Con este repaso a las recomendaciones ponemos punto y final a este artículo sobre qué se debe hacer cuando hay hielo (o nieve), en la vía.