Uno de los problemas a los que se enfrentan (nos enfrentamos) todos los conductores, sobre todo de coches diésel, es a las emisiones. Desde luego, en los últimos años los requerimientos tanto en la ITV, como incluso para entrar en algunas zonas de las ciudades, se han vuelto mucho más exigentes.

Puede que, con el paso de los km, hayas ido notando que el desempeño del motor ya no es el mismo que al principio. Por ejemplo, ves un humo muy negro en el escape; el coche consume más o ha perdido algo de potencia. Esto puede deberse a que la carbonilla se ha ido adueñando alrededor del motor, la válvula EGR (si es un diésel), cilindros, etc.

La solución a este problema es descarbonizar el motor. En pocas palabras, limpiar toda la carbonilla acumulada. Un motor limpio ofrece un mejor rendimiento que uno sucio u obstruido por la carbonilla, como es lógico.

Precisamente en este post trataremos el tema de la descarbonización del motor, cuándo debe hacerse, las ventajas y también sus riesgos.

Carbonilla, enemigo mortal

Toma nota: un gran porcentaje del combustible que emplea tu vehículo se convierte en carbonilla o en residuos como hidrocarburos con óxidos de nitrógeno (HC+NOx), Monóxido de carbono (CO), óxidos de nitrógeno (NOx) o partículas sólidas (PM). El porcentaje restante es el que se emplea en mover el motor.

Todos estas partículas se acaban convirtiendo en carbonilla, que puede dañar y romper el turbo y la válvula de descarga, entre otras. Los residuos que genera la combustión se adhieren a las superficies de las piezas que componen el motor y sus sistemas asociados, causando el riesgo de obstrucción y avería de la cámara de combustión.

Como comentamos antes, los síntomas de un exceso de carbonilla van desde la pérdida de potencia, un aumento del consumo de combustible, o también de aceite, un humo negro o azulado en el tubo de escape, etc.

Riesgos a los que nos enfrentamos


La carbonilla es el enemigo mortal de nuestra cámara de combustión. Entre otros, nos enfrentamos a estos riesgos cuando se acumula en exceso:


¿Qué es la carbonilla y cómo se forma?

Pero ¿Qué es la carbonilla? Básicamente son todos los residuos sólidos que se van acumulando en la cámara de combustión del motor. Se produce por las gotas de combustible que no se llegan a aprovechar y que, en la combustión, forman residuos sólidos y gases.

El proceso de acumulación de carbonilla se da en todos los motores de combustión. A fin de cuentas, requiere de la propia combustión para que se genere. Sin embargo, no afecta igual según el combustible que emplee el motor. En el caso de los diésel, la presencia de carbonilla es más acusada en los coches de gasolina. Además, conviene recordar que los motores diésel llevan incorporado un sistema antipolución.

descarbonizar motor - Soluty

Cuando conducimos por ciudad o, tratando de conducir de forma más eficiente, revolucionando poco el motor, la acumulación de carbonilla puede acelerarse, y los problemas asociados adelantarse.

Generación de carbonilla en motores de inyección directa


En el caso de los motores de inyección directa, la acumulación de carbonilla es más habitual, por las siguientes razones:


¿Qué es y para qué sirve descarbonizar el motor?


Y llegamos, por fin, al tema que nos ocupa. Ahora que ya conocemos los riesgos y qué es la carbonilla y cómo se produce, toca saber qué es descarbonizar el motor y para qué sirve.

Descarbonziar un motor es el proceso mediante el que se eliminan los residuos acumulados en la cámara de combustión. El proceso, que dura unas dos horas a diferentes temperaturas, realiza una quema controlada de los residuos internos en un proceso de pirólisis controlada.

descarbonizar motor - Soluty

Hay diferentes métodos para realizar la descarbonización del motor. El más empleado es a través de pirólisis utilizando oxihidrógeno (HHO), introduciéndolo en la cámara de admisión para quemar y eliminar todas las partículas incrustadas. Como tal, el proceso de quema dura unas dos horas.

Cuando el gas entra en la cámara de combustión, se procede a elevar su temperatura, aumentado el calor de la cámara. La reacción de calentar el gas genera vapor de agua y los conductos, por la afinidad entre el gas oxihidrógeno y el carbono, se van limpiando, pasando por la válvula EGR (en el caso del diésel), el turbo, la admisión y el catalizador. Una vez limpio, el motor volverá, por decirlo de alguna manera, a sus valores de fábrica, con consumo y potencia como el primer día).

Toma Nota: el oxihidrógeno se genera a partir de un proceso de electrólisis en celdas energizadas con agua destilada. Por medio de electricidad, los átomos del agua se descomponen, generando el gas para la descarbonización del motor.


Encuentra tu coche de renting. Para particulares, autónomos y empresas



¿Cada cuánto tiempo hay que hacerlo?


La descarbonización del motor es una de las tareas de mantenimiento menos conocidas y que puede generar, de no hacerse, graves problemas. Los expertos recomiendan hacerla a los motores diésel cada 20.000 km, aproximadamente. En el caso de los de gasolina, el periodo se dilata, llegando hasta los 50.000 km.

Señales que nos indican que hace falta una limpieza

Hay algunas señales que nos pueden llamar la atención sobre la necesidad de descarbonizar el motor de nuestro coche. Ahora bien, si el problema no viene de la carbonilla y malinterpretamos las señales, descarbonizar el motor será, básicamente, inútil.

La carbonilla se ceba especialmente con los conductos del aire de escape y la inyección, y sus síntomas son los siguientes:


Modos de limpieza

Como hemos comentado, el proceso más habitual para descarbonizar el motor es la pirólisis por medio de la inyección de oxihidrógeno, pero existen otros métodos para la eliminación de la carbonilla.

Sin embargo, existen otros métodos, como son:

Aditivos en el depósito

Una alternativa a la descarbonización del motor por medio de pirólisis en la adición de aditivos en el depósito o en la admisión. Puede ser efectivo en fases iniciales, pero no en fases avanzadas cuando la carbonilla ya se ha convertido en un problema palpable.

Limpieza manual

Una opción es desmontar el colector de admisión y el resto de componentes y limpiarlos a mano o en una solución que ayude a descarbonizarlos, por ejemplo en una lavadora de piezas con agua a presión o ultrasonidos.

Descarbonización vía conducción

Hay una forma de descarbonizar, bastante descontrolada, el motor, mientras estamos conduciendo. Consiste en mantener el motor a altas revoluciones, a una velocidad constante, en marcha corta (más potente), en intervalos cortos de tiempo.

Para hacer esta práctica conviene irse fuera de la ciudad, hacia carreteras largas, y no debe hacerse con el motor aún frío, pues se pierde eficacia.

Ventajas de descarbonizar el motor

Descarbonizar el motor trae consigo una serie de ventajas que nos ayudarán, entre otras cosas, a pasar la ITV sin sobresaltos en términos de emisiones. Las ventajas son:

Aumenta la potencia y par motor: 

Los cilindros y la inyección volverán a trabajar a máximo rendimiento, por lo que notarás que la potencia del motor aumenta. En realidad, vuelve al punto de partida, ya que el el sistema estará limpio y libre de interferencias.

Reduce el consumo: 

Un motor limpio debe hacer menos esfuerzos en la combustión, y la cantidad a quemar inyectada también se reduce, por lo que mejora su rendimiento y consumo

Menor contaminación:

Al trabajar de forma más eficiente, la combustión se hace sobre una menor cantidad de combustible. Se quema menos, se quema mejor y, por lo tanto, se emiten menos gases producidos por la combustión.
 

Reduce las vibraciones y el ruido: 

Al ralentí (el motor encendido sin acelerar), dejarás de notar ruidos como silbidos o vibraciones incómodas, que eran producto de la acumulación de carbonilla

Mejor funcionamiento del motor

Sobre todo, en altas revoluciones. El motor vuelve a trabajar menos forzado y rinde más eficientemente. Asimismo, el conjunto motor-transmisión gana en suavidad al verse liberado de obstrucciones


Riesgos a los que nos enfrentamos en el proceso

Cabe decir, y no nos dejamos esta parte al final por nada en concreto, que también existen una serie de riesgos en la descarbonización del motor. 

Si dejamos pasar mucho tiempo antes de hacer la descarbonización, la cantidad de carbonilla acumulada puede convertirse en un problema. Si se acumula demasiada pueden estropearse la EGR, las válvulas, los cilindros, etc. 

Además, durante el proceso de descarbonización, si las piezas incrustadas de carbonilla son muy grandes, pueden golpear o rascar las piezas de la cámara.