Si has llegado hasta aquí probablemente lo hayas hecho pres@ de la desesperación. Tu coche no arranca y te estás preguntando cómo hacerlo porque estás en un aprieto.

Vaya por delante que la mejor opción es plantearse si realmente es necesario arrancarlo o, más bien, si tenemos la certeza de que el coche no arranca por una avería, es preferible que llamemos a una grúa y llevemos el vehículo al taller.

¿Por qué? Porque puede ser peor el remedio que la enfermedad. De todos modos, ya que has llegado a este post, te explicaremos cómo arrancar un coche, qué ocurre cuando accionas la llave (o el botón) y las diferentes causas que pueden motivar que tu coche no arranque.

¿Qué hay que hacer antes de arrancar un coche manual?

En España la transmisión más habitual de los coches es la manual. Arrancar un coche manual necesita de cierto ritual previo, es decir, de una preparación antes de poder movernos los primeros metros.

Los pasos que debes seguir son:

Dicho así parece muy sencillo, pero la realidad es que tras estas acciones tan aparentemente simples, se esconde una serie de procesos que se inician cuando introducimos la llave en el contacto.

¿Cómo se arranca un coche con llave?


Te habrás fijado, si tu coche es un poco antiguo y todavía usa llave para arrancar en lugar de botón, en que el contacto tiene varias posiciones. Para ser exactos, tres. Son las siguientes:

Nota: si estás intentando arrancar, pero la llave no pasa de la primera posición, lo más probable es que el volante esté bloqueado. Para desbloquearlo deberás moverlo hacia ambos lados hasta que notes que, de repente, se suelta. Desde ese momento podrás iniciar el arranque sin problema de forma normal.

Cómo se arranca un coche automático


¿Cómo es el proceso si tu coche es automático? Lo primero que debes hacer es colocar el cambio en la posición “P” (o “N”). si no estás acostumbrado a este tipo de transmisiones, te llamará la atención que sólo hay dos pedales. Claro, no es necesario un embrague, porque ese proceso está integrado en la transmisión.

Este tipo de coches son más cómodos para arrancar, y disponen de su propio sistema de seguridad que impide su arranque si la posición del selector de cambio no está en “P” o en “N”. esto significa que el coche no avanzará cuando lo enciendas de ninguna manera, como sí puede pasar con los coches manuales.

¿Cómo arrancar un coche que no enciende?


Para arrancar un coche que no enciende existen diferentes métodos, a pesar de lo cual, cada vez más los coches vienen programados para no arrancar si existe algún problema, por motivos de seguridad y por el daño que un arranque no normativo pueda causar en la mecánica del vehículo.

Por ejemplo, los fabricantes no recomiendan arrancar el coche por el método del empujón. Esto es porque puede producir averías en el catalizador, en el volante bimasa, en el embrague, etc.

A continuación, veremos algunos métodos de cómo arrancar un coche, cómo detectar si nos hemos quedado sin batería u otros fallos recurrentes.

Problemas “comunes” a la hora de arrancar el coche


Aunque no te lo creas, hay algunos problemas comunes y no tan graves como podamos pensar que hacen que nuestro coche no arranque, y que están relacionados con el desgaste de las piezas y su vida útil.

Por ejemplo, si llevamos la llave de nuestro coche en un llavero muy pesado, la pieza del contacto sufrirá más de la cuenta y se desgastará en exceso. El resultado será que, llegado el momento y debido al desgaste, el contacto con accionará.

Otro problema común, y que se da más en los vehículos con sistemas Start&Stop, es el desgaste del motor de arranque, que ya de por sí tiene una vida útil limitada. En el caso de los coches modernos, con sistema Start&Stop, el motor de arranque tiende a sobreutilizarse.

¿Cómo saber si un coche se ha quedado sin batería?


Otro problema habitual es que tu coche no arranque porque se ha quedado sin batería. La batería del coche, como tal, almacena electricidad que es necesaria para iniciar algunas funciones del vehículo, como las que vimos en el punto 1 del contacto y, por supuesto, para arrancar el motor del coche.

La batería comienza a cargarse una vez el motor se ha encendido. Por medio del alternador, que proporciona un voltaje de entre 13-15 voltios de forma constante, nuestra batería, siempre y cuando siga siendo funcional, se cargará.

como arrancar un coche-Soluty

Ahora bien, ten en cuenta que la carga no es automática una vez se enciende el vehículo, sino que suele tardar en completarse el proceso aproximadamente media hora desde el arranque.

Algunos de los factores que afectan a que nuestra batería pueda dejar en funcionar son estos:

Edad de la batería


La edad de la batería es la causa principal de que falle y que tu coche no arranque. Normalmente, la batería suele durar unos cuatro años, aunque en algunas ocasiones duran mucho más.

El frío


El frío es una de las causas que afecta a la batería empeorando su rendimiento. Cuando las temperaturas son bajas, la batería tiene que hacer un esfuerzo extra para arrancar el motor, de modo que, si está en sus últimos días de vida útil, se acelerará su deterioro y el riesgo de que el vehículo no arranque porque la batería se ha descargado aumentará.

Nos dejamos las luces encendidas


También puede darse la circunstancia de que la batería se haya descargado si, por ejemplo, nos hemos dejado las luces encendidas durante varias horas. Muchos coches, sobre todo los más modernos, tienen encendido automático o una alerta acústica si te has dejado las luces encendidas o la llave en el contacto.

Usamos poco el coche


Otro motivo por el que una batería se puede descargar es el poco uso que le demos al vehículo. La batería, aunque no lo creamos, siempre está en funcionamiento, haciéndose cargo de algunos sistemas, como las alarmas.

Renting de coches desde 10.000 km/año. Mantenimiento y seguro incluidos


Si no utilizamos nuestro coche durante largo tiempo, la batería se irá descargando poco a poco hasta quedar en cero. Para estos casos es preferible desconectar la batería o utilizar un mantenedor, siempre y cuando tengamos claro que estaremos una larga temporada sin utilizar nuestro vehículo.

Hacemos trayectos cortos en ciudad


Como comentábamos, la batería no comienza a cargarse hasta pasada la media hora de conducción. Si realizamos trayectos muy cortos, la batería no conseguirá cargarse y se irá descargando poco a poco.

Fallos del alternador


Si la batería es nueva, o está en buen estado, pero no consigue mantener la carga, no siempre será porque es defectuosa o se ha descargado. En ese caso deberemos buscar el fallo en el alternador, que es la pieza que se encarga de la recarga con el coche en marcha.

Es un problema que se puede dar con coches que ya tengan muchos años a sus espaldas, por el deterioro normal de la pieza.

Arrancar el coche con pinzas


Una de las formas más comunes de arrancar un coche que no enciende porque se ha quedado sin batería es hacerlo a través de pinzas. Para ello necesitarás de un coche que tenga carga en la batería y de un juego de pizas.

Para efectuar el proceso y no dañar ninguno de los coches, este debe hacerse siguiendo un orden:


A la hora de desconectar los vehículos, lo primero que haremos será quitar la toma de tierra para, a continuación, desconectar el cable negro. El siguiente paso será desconectar el cable rojo del polo positivo de la batería cargada y, luego, el de la batería descargada.

Cuando hagamos la carga deberemos circular con el coche recién encendido para que su alternador tenga tiempo suficiente como para “llenar la batería”.

Cómo arrancar un coche con un arrancador portátil


Una de las opciones que ha ganado más adeptos en los últimos años son los arrancadores portátiles, que se conectan a la batería de nuestro coche por el método de las pinzas, por lo que no necesitamos que haya otro coche más prestándonos ayuda.

Las pinzas se retiran de la misma manera, primero el cable rojo y posteriormente el negro. Una de las ventajas de este sistema es, además, que pueden funcionar como baterías portátiles para otros dispositivos, ya que suelen traer incorporados puertos USB.

Arrancar el coche por el método del empujón


El empujón es el clásico de los clásicos en lo que a cómo arrancar un coche se refiere. Lo has visto en películas y, si tienes una edad, a tu padre o a ti mismo empujando un coche que no da arrancado (probablemente por problemas con la batería).

Incluso, los más temerarios se han lanzado pendiente abajo con el coche apagado esperando encenderlo en un ataque de fe.

El método, que te recordamos, no es recomendable, consiste en empujar el coche hasta que alcance cierta velocidad e inercia. Debes tener embragada la segunda marcha, por lo que un coche automático ya no es compatible con este método, y encender el coche soltando el embrague de forma suave. Con práctica, un poco de fortuna y una avería que no sea del todo incapacitante para tu coche podrás lograr que arranque.

Coches diésel, los calentadores y la temperatura


Hemos visto que la batería es la principal culpable de que un coche no arranque, pero en los modelos diésel, sobre todo en los más antiguos, los calentadores juegan (y jugaban) un papel preponderante.

Antiguamente, los fabricantes avisaban a los conductores de que necesitaban esperar unos minutos a que los calentadores del coche (diésel) calentaran la cámara de combustión. De no calentarse, la temperatura del combustible no sería suficiente para quemar el diésel de forma eficiente, y el coche podía tardar en arrancar.

Actualmente eso ya no es necesario, y los motores diésel son mucho más eficientes que hace unos años, pero los calentadores siguen estando presentes y, una vez que el sistema ya tiene cierto desgaste por el tiempo, conviene esperar aproximadamente un minuto antes de arrancar, salvo que nos encontremos a una temperatura extrema de -10ºC o menos, momento en el que deberemos esperar más para poder iniciar el encendido.


Esperamos haberte ayudado a identificar los problemas típicos de la batería, que es el problema más común de un coche que no arranca, y a cómo arrancar un coche si es necesario. Pero, recuerda, no lo hagas salvo que sea un caso de fuerza mayor, ya que se pueden provocar otro tipo de daños en la mecánica del vehículo.