El renting es una buena solución para aquellas empresas que necesitan una flota, pero que no quieren tener vehículos en propiedad. Con el renting, estas empresas pueden disfrutar de varias ventajas operativas, financieras y fiscales. En el post de hoy, te contamos todas las ventajas.

Cómo funciona el renting de vehículos de flota


El renting es el alquiler de vehículos por un determinado periodo de tiempo, generalmente, entre 1 y 3 años, a cambio de una cuota mensual. El renting está dirigido tanto a particulares como a empresas, pymes y autónomos. Para las empresas, también está la posibilidad de alquilar una flota de vehículos, en los casos en los que necesiten más de uno.

Ventajas del renting de vehículos de flota


El renting tiene numerosas ventajas para todos los clientes. Las empresas que alquilen una flota de vehículos, podrán disfrutar de numerosos beneficios tanto económicos como operativos.

1. Evitarás los altos precios de los vehículos


En primer lugar, el renting es una opción más económica que adquirir una flota de vehículos en propiedad. Comprar un coche supone un desembolso de dinero muy grande, en cambio, alquilarlo te permite costearlo en pequeñas cuotas mensuales. Y, además, cuando ya no lo necesites, podrás finalizar el contrato. 

2. No te harás cargo de los gastos en mantenimiento



Además de evitar el gasto de la compra del vehículo, también te librarás de pagar otros gastos adicionales como el precio del seguro del coche. El renting se encarga de ofrecer un seguro que cubre tanto al coche como al vehículo, y, en el caso de la flota de vehículos, cubre a todos y cada uno de ellos en las mismas condiciones.

También te ahorrarás los costes derivados de los impuestos de matriculación y de circulación, así como de los pagos derivados de la revisión de la ITV. Sin olvidar los gastos de mantenimiento del coche y los relativos a posibles averías. 


3. Podrás olvidarte de las molestias que ocasiona la gestión de los vehículos



Otra de las ventajas es la comodidad que supone el renting para un negocio. Gracias a que la empresa de renting se hace cargo de todas las gestiones, no será necesario que te preocupes de todas las tareas relativas a la supervisión y el mantenimiento de la flota de vehículos de la empresa. 

En caso de los vehículos en propiedad, la empresa se encargaría de gestionar ese tipo de trabajos. Esto implicaría invertir mucho tiempo en realizar tareas como gestionar las averías y reparaciones de los vehículos, la compra de los suministros, las revisiones y cambios de las ruedas, y otros detalles que son fundamentales y que requieren de mucho tiempo y trabajo. En cambio, con el renting, la empresa solo tendrá que llevar el vehículo al taller y dejarlo en manos de los profesionales que te dejarán el auto como nuevo.

Si quieres conocer más ventajas sobre el renting de la flota de vehículos, no dudes en contactar con Soluty Renting. Nosotros te despejaremos todas tus dudas y, además, te aconsejaremos sobre qué flota de vehículos le conviene a tu empresa.