Mantener el vehículo de tu empresa en perfectas condiciones es una tarea sencilla. Lo único que necesitas es dedicarle cierto tiempo para su cuidado y tratarlo de la mejor manera posible, para que no sufra muchos inconvenientes. En este artículo, te damos unos pequeños consejos para que puedas cuidarlo de la mejor forma y que se mantenga como nuevo.

Lávalo con frecuencia

En ocasiones, tenemos que utilizar el coche de nuestra empresa por largos periodos de tiempo. Limpiarlo de forma regular, nos ayudará a mantener una buena imagen del vehículo tanto por dentro como por fuera y así entregarlo en las mejores condiciones.

Muchas personas piensan que con hacer una limpieza profunda una vez al año es más que suficiente, pero eso es un gran error, sobre todo si el coche es de tu empresa. Si quieres mantenerlo limpio, trata de invertir una media hora a la semana para que esté presentable. Así, no tendrás que dedicarle muchas horas de tu tiempo cuando por fin te decidas a limpiarlo con profundidad.  

Además de la limpieza general del coche, hay otros detalles que son necesarios y de los que siempre nos olvidamos, como sacudir las alfombrillas después de pisarlos con los zapatos de la calle o pasar un paño por las partes internas del coche que cogen más polvo. Los pequeños detalles cuentan para tener un coche impecable.

Sé cuidadoso con las maniobras

Las maniobras bruscas perjudican a tu coche de muchas maneras. A veces, tendemos a conducir de forma apresurada, damos órdenes abruptas al coche y este sufre daños por este motivo. Por eso, te recomendamos que evites realizar maniobras bruscas, como acelerar apresuradamente cuando el semáforo se pone en verde, porque esto desgasta la transmisión y los frenos. Tampoco realices giros cuando vayas deprisa y evita aparcar de forma rápida, ya que puedes golpear las llantas contra las aceras, y eso a la larga pasa factura al coche. Además, te aconsejamos hacer cambios de marchas fluidos, para alargar la vida útil del embrague de tu vehículo. 

En definitiva, conduce de forma sosegada y segura, y tu coche te lo agradecerá.  

Revisiones periódicas

Muchas veces alargamos lo inevitable por miedo a asumir los costes, pero en realidad, eso solo agrava el problema y además te sale más caro.

Por eso, te aconsejamos que no escatimes con los recambios, ya que son totalmente necesarios y harán que tu coche funcione mejor. Los filtros del coche se ensucian con mucha facilidad y las correas se vuelven porosas con el tiempo, por eso hay que cambiarlas cuando comienzan a deteriorarse. No descuides tampoco el chasis del coche y, sobre todo, no te olvides de cambiar la correa de la distribución, puesto que tienen unos plazos muy marcados que son importantes que se respeten.

Revisa los neumáticos

Los neumáticos pasan desapercibidos durante largos periodos de tiempo. Es un elemento esencial al que le debemos prestar atención, ya que la seguridad y la eficiencia del vehículo se pueden ver afectadas. Con el uso y el paso del tiempo, los neumáticos pueden perder presión afectando a su desgaste y al consumo del vehículo.

En ocasiones, puede suceder que la goma haya perdido su dibujo y que la presión del neumático baje. En los tramos de autopista, esto ocasiona que el neumático se caliente y que se deformen los flancos o la banda de rodadura, y puede ser realmente peligroso.

Sigue estos sencillos consejos y alargarás la vida útil de tu vehículo de empresa por mucho tiempo y además lograrás ahorrar en algunos gastos, sobre todo en combustible.

Si no quieres asumir los gastos asociados al desgaste producidos por el uso de tus vehículos de empresa, lo mejor que puedes hacer es elegir entre nuestra amplia gama de vehículos de empresa, aquel o aquellos que más se ajustan a tus necesidades. Alquilando un coche con nosotros, no tendrás que hacerte cargo de estos gastos. En Soluty Renting lo hacemos por ti.