Una buena organización te ayudará a reducir los costes de tu flota de vehículos y a mejorar su eficiencia. Sabemos que es un reto complejo, por eso te queremos dar unos consejos sobre cómo ahorrar con la gestión de tu flota de vehículos.

Control de la flota

Llevar un control exhaustivo de la flota es esencial para funcionar con mayor efectividad. Cataloga los vehículos según sus características principales; modelo, tamaño, tipo de combustible.

En ese sentido, también es necesario que se haga un control del uso de la flota por parte de los conductores. Registrar la hora de salida y llegada de los vehículos, los inconvenientes que hayan tenido en los trayectos te ayuda a resolver posibles errores que te pueden suponer un mayor coste.

Comunicación con el conductor

Una buena comunicación con el conductor es fundamental para una correcta gestión de la flota. Intercambiar información con él será vital para hacer un uso eficaz del vehículo y que te permita ahorrar costes. Iniciativas como tener una capacitación previa sobre el uso eficiente del vehículo con el conductor o mantener una carpeta que contenga los pasos a seguir cuando sucede una avería o cualquier otro inconveniente, ayudarán a organizarse mucho mejor.

Capacitaciones para el buen uso y manejo del vehículo

Invertir en formación es invertir en los beneficios de la empresa. Por eso, es importante que se hagan capacitaciones dirigidas a los conductores para el buen uso y manejo del vehículo. Esta iniciativa te ayudará a reducir costes, ya que si ocurre una avería por el mal empleo del vehículo, los gastos corren de tu cuenta. 

Control de kilometraje

Es importante hacer un seguimiento de los kilómetros recorridos por cada vehículo que conforma la flota. Te recomendamos que realices un listado que recoja la desviación de kilometrajes y así poder ajustar el  alquiler de vehículos en función de las necesidades reales que tiene la empresa. De esta manera, ahorrarás en costes y reducirás el gasto que genera el renting de esa flota.

Elegir el combustible más conveniente


Comprueba el gasto de combustible mensualmente y si no te compensa, busca alternativas. A la hora de ampliar la flota, puedes probar con un coche híbrido, en vez de un coche que funcione exclusivamente con gasolina o diesel, o también puedes elegir un vehículo que funcione exclusivamente con electricidad,  gas natural o GLP (Gas Licuado de Petróleo).

Trazado de rutas

Tener un mapa de rutas es de gran utilidad para los conductores de tu flota de vehículos. A ellos les ahorrará dinero y a ti los costes extra que puede ocasionar no saber detalles del camino como cuáles son las carreteras en mejor estado, el circuito más rápido o las zonas de más densidad de tráfico. No solo ahorrarás en combustible, sino que también ahorrarás en tiempo, y permitirás que tu empleado conduzca con mayor tranquilidad.

Evitar un mal uso del vehículo


Los problemas derivados del mal uso del vehículo te pueden causar pérdidas de diferentes formas. Cometer infracciones al volante por parte del conductor pueden acarrear multas que tendrá que asumir la empresa, aparcar mal puede derivar a una movilización del auto que nos impedirá seguir con el trabajo y el cúmulo de infracciones pueden derivar en una retirada de carnet que impida que el empleado continúe con sus funciones. Por eso, es necesario seguir un control exhaustivo del uso del vehículo y así evitar posibles sanciones que acaben revirtiendo en la empresa. 

Adquirir un programa de geolocalización de flotas

Actualmente, varias empresas se han decidido a contratar un programa de geolocalización de flotas para controlar todos sus vehículos. Estos programas son muy útiles, ya que te ayudan a gestionar tu flota, aumentando su rendimiento y reduciendo los costes de la empresa.

Poner en marcha estos consejos te ayudará a organizar tu flota de vehículos de manera más eficiente y a mejorar tu gestión. Sabemos que algunos son más sencillos de llevar a cabo que otros, pero estamos seguros de que todos ellos te ayudarán a reducir costes.